viernes, 21 de marzo de 2014

Un relato sobre bullying

Por fin llegó a casa. Una vez entró, corrió tanto como sus piernas le permitieron.Cruzó la puerta y corrió a través del pasillo hasta su habitación. de camino, vio la puerta abierta de la cocina y sus padres dentro, así que corrió todavía más; sabía que si la veían así se preocuparían por ella, y no podía permitir que su madre volviera a enterarse de lo sucedido, no de nuevo.

Una vez en su habitación, tiró la mochila y se tiró sobre la cama. Aquellas palabras se habían estancado en su mente, jamás se borrarían. "¡Estúpida foca, vete de aquí, no queremos ningún lerdo cerca nuestro!" Y luego las risas de todo el mundo que estaba cerca resonaron en su cabeza y, de nuevo, ese sentimiento de soledad invadió su cuerpo. Una lágrima recorrió su rostro y el sentimiento de culpa creció dentro de ella.

"¿Qué he hecho para sentirme culpable?"- pensó, pero en seguida otro pensamiento vino a su mente. "Sí, seguramente fue mi culpa, no soy lo suficientemente buena como para tener gente a mi alrededor, me lo merezco."- se dijo a si misma, y sintió su rostro bañado en lágrimas. Después, ese dolor en el pecho, de nuevo, y se encontró jadeando, intentando tomar aire; un aire que no llegaba a sus pulmones.

Después de un par de minutos, encontró la fuerza suficiente para poder levantarse y mirarse al espejo. Solamente pudo ver un cuerpo borroso, pero conocía muy bien ese cuerpo; una silueta borrosa, deformada por palabras; palabras con poder de destrucción que la hicieron volar.

----------

Esta es una pequeña historia que me he inventado, pero esta chica podría ser cualquiera así que, si te sientes acosado o ves algún episodio de acoso, por favor, habla con alguien que pueda ayudarte.
Ayudar a alguien, o a ti mismo, está solo en tus manos, no hagas que alguien acabe como esta chica.

Recuerda, que el bullying no solo implica agresiones físicas, también verbales.

Solamente quería escribir esta entrada porqué creo que es realmente importante ser conscientes de que esto es algo que está pasando , que pasa cada día, y ponerle fin sólo depende de nosotros.

No podemos mirar hacia otro lado y hacer ver que esto no va con nosotros, que era sólo una broma, porque no era solo una broma, las palabras duelen, y no controlamos su poder.

Así que no dejes que siga pasando, no te calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario